Jamón Ibérico: Un regalo para papá y para sus sentidos

Cada hombre posee una personalidad fuerte que lo diferencia del resto. Y es que el dicho “como papá, ninguno” nace de la forma en la que lo vemos: sus cualidades, sus debilidades, sus gustos (su comida favorita, su bebida predilecta y hasta el postre que más disfruta). Todas estas premisas, nos ayudan a elegir el regalo perfecto para celebrar una de las tareas más bellas: el ser papá. 

Cuando tratamos de pensar cómo sorprenderlo nos vienen a la mente una infinidad de detalles y obsequios que traerá consigo siempre, pero, pocas veces, nos detenemos a observar que los momentos que compartimos junto a él son los más valiosos. Por ejemplo, pasar una tarde degustando un placer sensorial, como lo es el Jamón Ibérico, se convierte en una experiencia y un regalo, también, para el paladar.

01. Un regalo a sus sentidos

El Jamón Ibérico es, por excelencia, un delicatessen que nos otorga una experiencia sensorial desde que comenzamos a manipularlo. Al cortar una pata, los aromas crean una atmósfera intensa de notas curadas, agradables y equilibradas. En boca, se genera una explosión de sabor con matices dulces y salados que estimulan el paladar. Compartirlo con papá y con el resto de la familia, hará que este momento se grabe en la memoria con la ayuda de todos los sentidos. 

02. La combinación perfecta 

La genuina intensidad de aromas y sabores hacen que el Jamón Ibérico se convierta en el mejor compañero para producir momentos únicos. Obsequiar este combo, sumado a una noche amena y una plática padre e hijo, es una de las mejores experiencias y de los momentos más preciados. Y es que el Jamón Ibérico nos hace más felices, ya lo dijo el chef mexicano Carlos Gaytán, embajador de la Campaña “Jamones ibéricos de España. Embajadores de Europa en el Mundo.” En México, al conocer la Dehesa “Hay momentos mágicos que uno siempre agradece a la vida por haberlos vivido. Entrar aquí es como ingresar en un templo lleno de reliquias con un olor que te fascina y te transporta. Es toda una religión”, comenta el primer mexicano en recibir una estrella Michelín.

03. Calidad y elegancia

Icono de la Dieta Mediterránea, los Jamones Ibéricos destacan por ser una de las referencias del patrimonio gastronómico europeo, pero también por sus valores nutricionales, y, por supuesto, por su elegancia. Obsequiar una pata es una muestra de respeto, amor y admiración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts
Total
0
Share