Las dos facetas opuestas de Hamilton que sobresalen en 2023

El siete veces campeón del mundo atraviesa una de sus temporadas más complicadas, donde no ha dejado de mostrar su talento, y otras caras menos honorables.

Figuras como la de Lewis Hamilton resultan ser muy difíciles de analizar, primero porque no es precisamente un piloto discreto, que con su gran altavoz mediático y sus distintas declaraciones, actitudes, acciones, que a lo largo de su trayectoria, nunca han dejado a nadie indiferente, y acaban repercutiendo en la imagen que guardamos de él como piloto, aunque mucho de lo que Lewis deja ver suceda fuera del monoplaza o de la F1.

A estas alturas no es discutible que es uno de los talentos más grandes que ha pasado por la historia de este deporte, como así lo ratifican sus estadísticas, las mejores que cualquier piloto haya podido acumular. Lo que le sitúan en un Hall Of Fame de la F1, rodeado de otras leyendas como Schumacher, Prost, Senna, Lauda, Clark y ese gran talento que siempre ha tenido, es uno de los aspectos que más está saliendo a relucir este año.

01. Siempre en un coche “elegido”

Una de las críticas más justificadas respecto a la calidad al volante del inglés ha sido que, desde su debut, en contadas ocasiones Lewis ha contado con un monoplaza poco competitivo. De hecho, es posible afirmar que nunca haya conducido en tales circunstancias, ya que hasta en 2009, 2011, o 2013, tuvo al menos la capacidad de luchar con los mejores en según que carreras, y obtuvo varias poles e incluso victorias. Por eso este 2022 se mostraba particularmente interesante, con un monoplaza fuera de su zona de confort, y llegando a estar más cerca de la zona media que de la cabeza.

No se puede negar que fue un comienzo abrupto: él tan poco acostumbrado, un coche tan diferente, y un compañero de equipo que se lanzaba a por todas con mucha más ambición. Es comprensible que ese Lewis Hamilton de principios de año generase rechazo, tan malhumorado y ensimismado; comparado con un George Russell mucho más eficaz, calmado y trabajador.

Pero los buenos pilotos están ahí siempre, y eso es lo que ha sabido demostrar el heptacampeón, remontadas como la del GP de España, estoicismo como en Azerbaiyán, el despliegue de virtudes que hizo en Silverstone -de los mejores de su trayectoria-, o la carrera del pasado domingo en Francia. Son demostraciones y resultados, más discretos de lo que nos tiene acostumbrados, pero precisamente por eso, puede entenderse que son más valiosos.

02. Si no fuera por la actitud

Este nuevo Hamilton, que se mantiene en el podio con un coche inferior y que está ganándole la partida a un férreo Russell en las últimas carreras, al cual también está sirviendo de ‘maestro’, en un equipo que en general se está aprovechando de su valor y experiencia para mejorar y para sentirse competitivo; contrasta con una de las características más odiosas, de Lewis.

Y es que existe un gran consenso dentro de la F1 sobre lo cansinos que llegan a ser sus mensajes de radio, siempre excesivamente quejicosos; el teatrillo con sus avisos de retirada pese a estar en lo más alto, o el dolor de espalda del otro día; o como la triste realidad de que uno de los pilotos más grandes de la historia, no sepa si el 10 clasificado hace puntos, que las sanciones se pueden cumplir en los pit-stop, y que en general parezca mucho más apasionado por la moda y el cine, que por la F1.

Esta actitud tan lastimera ha salido a relucir más que nunca este año, lamentándose cada vez que puede sobre lo que sufre con un monoplaza con el que acaba asiduamente en el podio bendita desgracia. Actitud que contrasta con el encomiable carácter de un George Russell mucho más comprometido, positivo y focalizado sobre lo que hay en Mercedes ahora mismo.

Sin embargo, y por muy difícil que pueda ser diferenciar esta actitud de su pilotaje, ver salidas como la del pasado domingo calcada a la de su debut en Australia 2007. Metiéndose sin miedo entre monoplazas más rápidos, tomando el riesgo, y sabiendo gestionar su posición para hacerse fuerte y hacer ventaja; todo eso, son momentos increíbles que se deben reconocer, y agradecer por el espectáculo.

Pese a todo, actualmente, Lewis sigue aspirando a ser el piloto con más títulos mundiales en solitario, y todavía tiene al alcance de su mano, mantener una estadística única, como la de ser el único piloto que ha ganado una carrera en todas las temporadas que ha competido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts
Total
0
Share