El futuro de la industria del entretenimiento tiene un nombre: Benjamín Ortiz

L: Benjamín, sabemos que eres originario de aquí, de la Ciudad de México, sin embargo, estudiaste en Estados Unidos y desde entonces te encuentras trabajando allá. Cuéntanos cómo fue el proceso de mudarte y la decisión de irte a Estados Unidos:

Bueno, pues la verdad sí fue todo un proceso. Me acuerdo de que desde que tomaba mis clases de drama en la prepa y mis talleres de actuación juvenil en CasAzul, yo quería irme a Estados Unidos a seguir preparándome y a trabajar en esa industria. Legalmente, fueron meses de juntar infinidad y variedad de documentos para aplicar para la visa de estudiante primero, aparte de estar mandando ensayos y aplicaciones a diferentes universidades. Al final me decidí ir por Columbia College en Chicago porque su programa de Teatro me pareció muy completo y me gustó mucho el ambiente que en Columbia había. 

L: ¿Además de los trámites legales, te costó trabajo dejar a tu país, familia, y amigos? 

¡Claro! Al principio no sentí tan feo hacer ese cambio, tal vez porque mi familia me acompañó a dejarme justo antes de entrar a clases y por eso no sentí tanto el golpe de estar en otra realidad completamente distinta sin mis seres queridos. Pero me acuerdo muy bien que en una clase, durante el tercer mes de estar allá, estábamos haciendo una actividad física (corporal) y me solté a llorar ahí en frente de todos porque me había pegado muchísimo estar lejos de casa. Extrañaba mucho a mis papás y la vida que había dejado atrás. Mis compañeros y maestra en ese entonces fueron súper comprensivos y me apoyaron mucho ese día. Pero ya después se me olvidó todo eso, construí mi comunidad allá, hice amistades que durarán toda la vida y encontré mi ritmo; me adapté a mi nueva vida muy rápido. 

L: Antes de irte, ya habías tenido tu primer papel en la película “Los Herederos” de Jorge Hernández Aldana. ¿Cómo conseguiste este papel, y cómo fue trabajar en tu primer largometraje?

Justo esta película la conseguí a través de mi maestra de actuación de CasAzul en ese entonces, Viridiana Olvera. Un día después de clase se me acercó para contarme que estaba casteando una nueva película producida por Michel Franco y que quería que hiciera casting. Para no hacerte la historia muy larga, hice la audición y una semana o dos después me llamó Viri para decirme que empezábamos ensayos al sábado siguiente. Cuando me dio la noticia yo estaba eufórico porque este proyecto representaba mi primer trabajo actoral profesional, yo tenía 16 cuando grabamos. Todo fue muy emocionante y nuevo desde el principio, desde ir a las oficinas a firmar contrato (que mi papá tenía que firmar porque yo aún no tenía la mayoría de edad) hasta el último día de rodaje que tuve. Hicimos muchísimas escenas muy intensas y divertidas como una pelea campal en medio del bosque, un partido de fut que terminaba en pleito también, y un par de fiestas: una en una casa y otra en un skate park. En esta escena el cinematógrafo bajaba en un arnés haciendo un plano secuencia por toda la fiesta…fue algo increíble de experimentar y de formar parte. 

L: Durante tus estudios, seguiste trabajando en teatro y cortometrajes, por lo que sabemos. ¿Qué proyectos fueron y cómo fue balancear trabajo con estudio a la vez?

¡Sí! Afortunadamente siempre estuve activo. Si de por sí estar en clase diario ya me mantenía activo y entrenando, el poder hacer obras y cortos dentro de la escuela me siguió dando esa experiencia de estar en producciones y darme herramientas para estar listo para salir al mundo real y trabajar en producciones profesionales. Los cortos que hice, la mayoría, fueron con la facultad de cine de la universidad. Tanto en las obras como en los cortometrajes, se manejaba un nivel muy alto de profesionalismo, se trataban como lo que eran: producciones teatrales y fílmicas. Hice mucho cortos donde exploré la vida del set y diferentes personajes. Y también hice unas 3 obras de teatro, que estas llevaban mucho más tiempo desde la primera lectura de guion hasta la última función. Los cortos se hacían en un fin de semana normalmente con una semana de ensayos y las obras se hacían generalmente en un periodo de dos meses incluyendo ensayos y funciones. 

L: Estuviste viviendo y trabajando en Los Ángeles los dos últimos años. ¿Qué de estos dos años recuerdas con más cariño, tanto personal como profesional? Y ¿Qué te emociona más para lo que viene?

Sí, estuve dos años en Los Ángeles y ha sido una etapa que he disfrutado muchísimo. Lo que más me llevo personalmente son las personas que conocí, los amigos y amigas que hice. Me mudé a Los Ángeles justo en medio de la pandemia en agosto del 2020. Como no había nada abierto, literalmente, lo que hacíamos en la casa era jugar mucho bádminton, videojuegos, ver películas, e íbamos al único bar que abrió terraza y que estaba a dos minutos de la casa. Me la pasé increíble y fue una cuarentena muy productiva, me volví experto en bádminton. Y profesionalmente, tuve dos momentos que me llevo en el corazón para siempre; el primero fue una película independiente en la que tuve el honor de ser uno de los protagonistas. Esta película se llama The Timemaker. La empezamos a grabar en septiembre del 2018 y la terminamos hasta el último día antes de irme a Los Ángeles. Curiosamente, la película comienza después de que hubo una pandemia mundial que mató al 20% de la población, las clases se pasaron a en línea, todos usan cubre bocas, y el gobierno saca un suero que te hace inmortal. Ya sé, suena loco, pero este guion se escribió en el 2016, mucho antes de la pandemia real que ya todos conocemos. Parece que la escritora y directora predijo el futuro al pie de la letra. Y el segundo momento que más me llevo es haber tenido mi primer papel en una producción de Hollywood en la película “Dog: Un Viaje Salvaje” a lado de un grande como lo es Channing Tatum. Fue un sueño hecho realidad, tal cual. Incluso días después de terminar rodaje, yo seguía sin poder creer que estuve trabajando con Channing Tatum en una mega producción de Hollywood. Me siento muy afortunado y agradecido por haber tenido esa oportunidad y gracias a todo mi equipo es que todo esto ha sido posible. También, después de este proyecto se me presentaron nuevas oportunidades de trabajo por las cuales estoy muy emocionado y siento que pueden marcar otro punto importante en mi carrera. 

L: Hablando del futuro de Benjamín Ortiz ¿Qué proyectos hay en puerta? Si nos puedes contar. 

¡Por supuesto! Son dos proyectos los que se vienen. Bueno, de uno de ellos les puedo decir que hace casi un año hicimos un cortometraje con otro ídolo de mi infancia: Jonathan Goldstein, quien interpretó a Walter el papá en Drake & Josh. Fue un corto muy divertido en el cual yo interpreto al protagonista quien es un chavo muy tímido y sin experiencia con las mujeres que se une a una banda de rock. En un concierto de la banda, dos mujeres muy guapas se acercan a él y se lo empiezan a ligar hasta el punto de irse a un cuarto para tener un trío. Pero ahí nos damos cuenta de que en realidad ellas son demonios que viven de cazar a jóvenes vírgenes para robar su juventud e inocencia. Y lo divertido es que la banda a la cual pertenece mi personaje es en realidad una banda de caza demonios. Y, en fin, una historia cómica y de terror. Me contactó Jonathan para decirme que está escribiendo un largometraje basado en el cortometraje que hicimos y que me quieren de regreso para interpretar a Shai, el protagonista. 

Del otro proyecto no puedo contar mucho detalle por temas de confidencialidad y porque aun se encuentra en preproducción. Pero sí les puedo contar que está confirmada y que es una serie que se llama “Army of Exes” la cual también tiene una premisa muy divertida: mi personaje Max (quien es el protagonista) se encuentra acechado por los literales fantasmas de sus exes quienes vienen a visitarlo y hacerle la vida imposible durante Día de Muertos. Cuando Laina, mi mánager, me contactó diciéndome que RJW Group (la productora) me quería como el protagonista de este proyecto, salté de la emoción porque es un proyecto al cual le puedo aportar mucho más que sólo la actuación; le puedo aportar un poco más sobre mí y la cultura mexicana ya que es una historia que se basa en Día de Muertos y que tiene cosas con las cuales me identifico mucho. Me emociona mucho empezar esta serie, solamente estamos ahorita esperando que me llegue mi nueva visa de trabajo para empezar producción en Los Ángeles en un par de meses. Me siento también muy agradecido con RJW Group por mantenerme como su protagonista a pesar de llevar ya un tiempo esperando la respuesta de la visa. Va a ser un proyecto increíble y espero poder compartirlo con ustedes muy pronto. 

L: Suena a que será un proyecto que no nos podemos perder. ¡Gracias por compartir este pequeño resumen con nosotros, te deseamos mucho éxito en este y todos los proyectos por venir! Muchas gracias por tomarte el tiempo de responder nuestras preguntas y esperemos que a nuestros lectores les guste y hayan podido conocer más sobre el pasado, el presente, y el futuro de Benjamín Ortiz, porque sin duda estaremos oyendo mucho sobre ti en el futuro. 

No, al contrario, muchísimas gracias a ustedes por el espacio y por escuchar. Me encanta poder compartir un poco sobre mí y mi trabajo. Espero les haya sido de interés y que nos podamos ver muy pronto otra vez. ¡Muchas gracias de nuevo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Total
0
Share