La depresión, un tema que poco se aborda en la actualidad

Iniciar el año con nuevos retos, propuestas y buenos deseos está increíble, pero… ¿y los problemas que ocurrieron el año anterior se resolvieron? ¿alguien te acompañó en los momentos difíciles? ¿Acaso ya no funciona el “me tendrás en las buenas y en las malas”?

No, no te vamos a explicar el teorema de Pitágoras ni la construcción de la muralla china, pero es importante hablar sobre un problema que nos aqueja a muchos, pero poco lo conocemos: la depresión.

La depresión más que una enfermedad es una condición pasajera que no tiene tiempo de llegada ni tiempo de partida y que afecta a una gran cantidad de personas alrededor del mundo. Si no llega a ser atendida de manera correcta puede evolucionar a la angustia y ansiedad, falta de interés entre muchas otras cosas.

Fotografía: Alex Chani

El exceso de fatiga es un síntoma claro de la depresión y se presenta con una serie de eventos como la ralentización del habla, procesos de aprendizaje y los movimientos psicomotores. Los hombres somos más propensos a presentar este tipo de síntomas a diferencia de las mujeres que se relacionan más la situación emocional. Con mayor frecuencia, el género masculino cuando está deprimido se torna furioso y fácilmente irritable, además de que los pensamientos negativos son constantes y puede sufrir desde cuadros hasta ataques de ansiedad.

Ahora bien… ¿cuál es la razón por la que estamos hablando de esta condición sentimental? Es importante dar a entender que a la mayoría de los hombres nos crecieron con una ideología de no exteriorizar los sentimientos tal y como los sentimos, que es lo que nos preocupa y cómo mostrarlo o hablarlo. El que lo platiques con alguien mas no quiere decir que la masculinidad de la persona se hará frágil o invisible, para nada. La mayor fortaleza en el hombre es demostrar que tiene el poder de decisión de sentirse mejor con él mismo y poder conocerse tal cual es. La sociedad en sí nos ha crecido con estereotipos e ideas sociales erróneas que promueven la creencia de la felicidad eterna, estabilidad y el éxito, pero no valora que también existe la negatividad, las turbulencias y los fracasos. No, no estamos diciendo que todo debe de ser malo pero el pasar por estas etapas es natural, es humano.

Para terminar, la depresión se puede tratar. Generalmente se ayuda con medicamentos, pero no es la única opción, también puedes hablarlo con alguien al que le tengas confianza y que sepas que estará contigo en este proceso que no es fácil ni rápido, pero es por tu bien. El ir con el psicólogo o psiquiatra no está mal, el mundo es el que está mal al no darle visión a este tema tan importante. El tratarte es bueno para tu vida y para tu ser.

Fotografía: Alex Chani
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Total
0
Share