Las toxinas ambientales pueden hacer que los hombres sean menos fértiles

Un creciente cuerpo de evidencia está vinculando plastificantes, pesticidas, metales pesados y gases tóxicos con una caída de décadas en el recuento de espermatozoides y la salud.

En los EE. UU., casi una de cada ocho parejas lucha contra la infertilidad. Desafortunadamente, los que se especializan en medicina reproductiva, no pueden determinar la causa de la infertilidad masculina entre el 30% y el 50% de las veces. No hay casi nada más descorazonador que decirle a una pareja: “no sé” o “no hay nada que pueda hacer para ayudar”.

Al recibir esta noticia, pareja tras pareja se hacen preguntas que siguen una línea de pensamiento similar: “¿Qué pasa con su trabajo, su teléfono celular, nuestras computadoras portátiles, todos estos plásticos? ¿Crees que podrían haber contribuido a esto?”

Lo que realmente les preguntan los pacientes a los doctores es una gran pregunta sobre la salud reproductiva masculina: ¿Contribuye la toxicidad ambiental a la infertilidad masculina?

Fotografía: Richard Kranzin
01. Disminución de la fertilidad masculina

La infertilidad se define como la incapacidad de una pareja de quedar embarazada durante un año a pesar de tener relaciones sexuales regulares. Cuando este es el caso, los médicos evalúan a ambos socios para determinar el motivo.

Para los hombres, la piedra angular de la evaluación de la fertilidad es el análisis del semen, y hay varias formas de evaluar el esperma. El recuento de espermatozoides (la cantidad total de espermatozoides que produce un hombre) y la concentración de espermatozoides (la cantidad de espermatozoides por mililitro de semen) son medidas comunes, pero no son los mejores predictores de la fertilidad. Una medida más precisa analiza el recuento total de espermatozoides móviles, que evalúa la fracción de espermatozoides que pueden nadar y moverse.

Una amplia gama de factores, desde la obesidad y los desequilibrios hormonales hasta las enfermedades genéticas, pueden afectar la fertilidad. Para muchos hombres, existen tratamientos que pueden ayudar. Pero a partir de la década de 1990, los investigadores notaron una tendencia preocupante. Incluso al controlar muchos de los factores de riesgo conocidos, la fertilidad masculina parecía haber estado disminuyendo durante décadas.

En 1992, un estudio encontró una disminución global del 50% en el recuento de espermatozoides en los hombres durante los 60 años anteriores. Múltiples estudios realizados en los años siguientes confirmaron ese hallazgo inicial, incluido un artículo de 2017 que muestra una disminución del 50% al 60% en la concentración de espermatozoides entre 1973 y 2011 en hombres de todo el mundo.

Fotografía: Javier Rivero

Estos estudios, aunque importantes, se centraron en la concentración de espermatozoides o el recuento total de espermatozoides. Entonces, en 2019, un equipo de investigadores decidió centrarse en el recuento total de espermatozoides móviles más poderoso. Descubrieron que la proporción de hombres con un recuento total de espermatozoides móviles normal había disminuido en aproximadamente un 10% durante los 16 años anteriores.

La ciencia es consistente: los hombres de hoy producen menos espermatozoides que en el pasado y los espermatozoides son menos saludables. La pregunta, entonces, es qué podría estar causando esta disminución de la fertilidad.

02. Toxicidad ambiental y reproducción

Los científicos han sabido durante años que, al menos en modelos animales, la exposición a tóxicos ambientales puede alterar el equilibrio hormonal y alterar la reproducción. Los investigadores no pueden exponer intencionalmente a pacientes humanos a compuestos dañinos y medir los resultados, pero podemos intentar evaluar las asociaciones.

A medida que surgió la tendencia a la baja en la fertilidad masculina, otros investigadores comenzaron a buscar más respuestas en las sustancias químicas del medio ambiente. Este enfoque no los permite establecer definitivamente qué sustancias químicas están causando la disminución de la fertilidad masculina, pero el peso de la evidencia está aumentando.

Gran parte de esta investigación se centra en los disruptores endocrinos, moléculas que imitan las hormonas del cuerpo y alteran el frágil equilibrio hormonal de la reproducción. Estos incluyen sustancias como los ftalatos, más conocidos como plastificantes, así como pesticidas, herbicidas, metales pesados, gases tóxicos y otros materiales sintéticos.

Fotografía: Seth London

Los plastificantes se encuentran en la mayoría de los plásticos, como recipientes de alimentos, y la exposición se asocia con impactos negativos sobre la testosterona y la salud del semen.

Los herbicidas y pesticidas abundan en el suministro de alimentos, y se sabe que algunos, específicamente aquellos con compuestos orgánicos sintéticos que incluyen fósforo, afectan negativamente la fertilidad.

La contaminación del aire rodea a las ciudades y somete a los residentes a partículas: dióxido de azufre, óxido de nitrógeno y otros compuestos que probablemente contribuyan a una calidad anormal del esperma. La exposición a la radiación de computadoras portátiles, teléfonos celulares y módems también se ha asociado con la disminución del recuento de espermatozoides, la movilidad de los espermatozoides alterada y la forma anormal de los espermatozoides. Los metales pesados, como el cadmio, el plomo y el arsénico, también están presentes en los alimentos, el agua y los cosméticos y también se sabe que dañan la salud de los espermatozoides.

Fotografía: Seth London

Los compuestos que alteran el sistema endocrino y los problemas de infertilidad que causan están afectando significativamente la salud física y emocional de los seres humanos y tratar estos daños es costoso.

03. Los efectos de los productos químicos no regulados

Hoy en día se utilizan muchos productos químicos y rastrearlos todos es increíblemente difícil. En los EE. UU. se registran más de 80.000 sustancias químicas y cada año se introducen cerca de 2.000 sustancias químicas nuevas. Muchos científicos creen que las pruebas de seguridad para los riesgos para la salud y el medio ambiente no son lo suficientemente sólidas y que el rápido desarrollo y la introducción de nuevos productos químicos desafía la capacidad de las organizaciones para probar los riesgos a largo plazo para la salud humana.

Las regulaciones actuales siguen el principio de inocencia hasta que se demuestre su culpabilidad y son menos exhaustivas y restrictivas que las regulaciones similares en Europa, por ejemplo. La Organización Mundial de la Salud identificó recientemente 800 compuestos capaces de alterar las hormonas, de los cuales solo se ha probado una pequeña fracción.

Un grupo comercial, el American Chemistry Council, dice en su sitio web que los fabricantes “tienen la certeza regulatoria que necesitan para innovar, crecer, crear empleos y ganar en el mercado global, al mismo tiempo que la salud pública y el medio ambiente se benefician de una fuerte protecciones basadas en el riesgo”.

Fotografía: Jimmy Londoño

Pero la realidad del sistema regulatorio actual es que los productos químicos se introducen con pruebas mínimas y se retiran del mercado solo cuando se demuestra el daño. Y eso puede llevar décadas.

El Dr. Niels Skakkebaek, investigador principal de uno de los primeros manuscritos sobre la disminución del recuento de espermatozoides, calificó la disminución de la fertilidad masculina como una “llamada de atención para todos nosotros”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts
Total
0
Share