De mundos visuales a través del diseño textil hacia el contexto del poder – MBFWmx FW22 / Día 2

Como anteriormente lo mencioné, los lugares emblemáticos y las tradiciones conforman uno de los ejes en la creación de muchos de los diseñadores que se han presentado en Fashion Week, pero ¿hasta dónde bueno “estirar la liga” del “apoyo a la cultura mexicana y a su riqueza natural”?

Antes de empezar con la cobertura del segundo día, quiero aclarar que no pretendo menospreciar ni atacar a ninguna persona, marca o diseñador en específico. Al día de hoy, la gente está tan apretada de dinero, que cuando abre su bolsa, quiere comprar algo que les dure, les guste y tenga valor cultural y patrimonial, no que se le venda como artesanal cuando en algunos casos se podría tomar como apropiación cultural.

Estamos ante una problemática bastante compleja; muy desatendida por el gobierno de México y de poco interés para la sociedad, ¿será acaso que el gozar de tantos bienes culturales ha permitido que se les dé poco valor o se comercialice con ello a “gran escala”? ¿O es más bien que las necesidades cotidianas provocan que nos olvidemos de estos aspectos? Sin duda, hay muchas aristas que necesitamos abordar, pero es necesario que se deje de lucrar con algo que nos representa a muchos, pero muy pocos conocen el verdadero contexto socioeconómico y cultural.

01. Daniela Villa

El uso de fibras naturales es parte fundamental de la marca. Las prendas se confeccionan en su mayoría con tejidos naturales como: lino, algodón y seda. Como marca, según mencionan, se comprometen con el respeto por el medio ambiente, por lo cual seleccionan cuidadosamente sus materiales y se pudo ver en esta colección inspirada en Chabela Vargas.

Emparentado simbólicamente por la lucha de la diversidad sexual, la colección se compone de detalles textiles que enmarcan tradiciones a través del pedal de chicote en telar de cintura, seda y manta estampada, creando así piezas únicas en colores, formas y siluetas; prendas exclusivas y atemporales que reflejan el alma y la esencia de la tendencia boho-chic.

Cortesía: Fashion Week México
Fotografía: Daniel Arias / Derechos Reservados
Cortesía: Fashion Week México

Macorina se inspira en el universo de Chavela Vargas, emparentado simbólicamente por la lucha de la diversidad sexual. La colección se compone de detalles: textiles que enmarcan nuestras tradiciones y cultura a través de la belleza de lo hecho a mano, pedal de chicote en telar de cintura, seda y manta estampadas con detalles que celebran la riqueza natural de México.

Me da gusto como poco a poco el diseño mexicano también contempla al mercado masculino como potencial comprador. Sin embargo, considero que la marca pudo haber creado una pieza icónica como en aquella lejana presentación que tuvo en “Visiones Fugitivas” PV/19.

Alfredo Martínez

Si hay alguien en quien siempre puedo poner mi fe con los ojos cerrados y sé que no me defraudará es Alfredo Martínez. Cada colección que presenta es una evolución constante y para esta temporada tomó como inspiración a la empresaria y diseñadora de joyas española Paloma Picasso.

Martínez siempre ha mantenido esa estética que ha ido perfeccionando durante la última década; sus dos estandartes, sexo y poder, una femme fatale en pocas palabras. Los años 80 estaban en todas partes en este espectáculo, especialmente en los hombros pronunciados y las siluetas apretadas; los looks siempre tuvieron accesorios de declaración como medias negras y seductores labios rojos. Cada bloque tiene gráficos y combinaciones de texturas divididas en 35 looks con bloques en lentejuelas, seda, lana y flecos que reflejan el poder y momentos de nostalgia.

Cortesía: Fashion Week México
Cortesía: Fashion Week México
Cortesía: Fashion Week México
Alexia Ulibarri

Alexia ha realizado ya varias veces homenajes a la mujer, utilizando elementos “vintage” que remiten a la romántica belleza y fuerza femenina; cada temporada cuenta una historia diferente y desarrolla un mundo visual a través del diseño textil.

Los cortes de la marca son el resultado de años de patronaje experimental, encontrando como resultado siluetas básicas que abrazan el cuerpo de la mujer enfatizando su belleza natural. Los zapatos y styling de la colección son una mezcla de acentos y texturas referentes a los animales mitológicos como la serpiente marina, el delfín y cisne, elaborados por la marca mexicana ANT, diseñados por Elias Vade.

Cortesía: Fashion Week México
Cortesía: Fashion Week México
Cortesía: Fashion Week México

La diseñadora se inspiró en la mitología griega y quiso rendir homenaje a sus orígenes. Mezcló siluetas y estilos que tomaron prestados detalles de varias épocas, y la paleta de colores jugó un papel protagonista con una mezcla de rosas, morados y naranjas, además de algunos toques de blanco y negro. El ambiente era la diosa griega moderna, con un poco de punk, cortesía de drapeado y volumen, pero también a camisetas y botas de vaquero.

Prima Volta

Prima Volta siempre se ha presentado como una marca masculina, pero a su vez siempre ha comunicado la forma en la que la mujer puede formar parte de la misma. Con esta decisión de desarrollar una línea especial para mujer y sin dejar atrás el ADN de marca, Prima Volta da un paso importante hacia el genderless y aporta en la conversación de la diversidad de género, tan relevante hoy en día.

Pocos lugares hay en el mundo que tengan la relevancia y el renombre que tiene Acapulco. La belleza del puerto mexicano ha servido como inspiración para esta colección de Prima Volta que evoca la relación que tienen los mexicanos, principalmente aquellos de la CDMX con este importante destino de playa.

Cortesía: Fashion Week México
Cortesía: Fashion Week México
Cortesía: Fashion Week México

La colección denominada “Acapulco Gold” es la continuación de la presentada en el 2019 inspirada en el Acapulco de los años 70s, de la cual es relevante mencionar que se convirtió en “sold-out” y se ha vuelto icónica para los seguidores de la marca.

Vero Diaz

“Fran Fine” es un personaje que marcó toda una época, de aquí surge la inspiración de su colección, retomó su estilo y personalidad, uniéndolo al ADN de la marca. Buscó transmitir todo el mundo creado a su alrededor, presentando prendas statement y en tendencia, con detalles característicos de nuestra marca, teniendo como resultado piezas complemente wearables. 

Cortesía: Fashion Week México
Cortesía: Fashion Week México
Cortesía: Fashion Week México

En esta colección busca transmitir el lado más divertido y edgy de la marca, proponiendo prendas y siluetas diferentes a lo que normalmente realizan. Crearon una colección llena de texturas, colores y detalles, las cuales van de la mano con las últimas tendencias.

Cada colección representa la evolución que ha tenido la marca y tener siempre presente crear conceptos e ideas contemporáneas.

Lydia Lavín

Lydya Lavín es una marca mexicana que trabaja con comunidades nativas y artesanos de diferentes estados del país. La empresa cuenta con 18 años de amplia experiencia, tanto en moda mexicana como internacional.

La inspiración para esta colección ha sido el Museo Anahuacalli de Diego Rivera, recinto en el que presentó sus dos últimas colecciones de MBFWMX. En esta ocasión se han basado en la iconografía presente en los elementos que se albergan en este maravilloso museo, tomando elementos de la colección de vestigios prehispánicos que muestran la cotidianidad de la vida en diversas culturas prehispánicas.

Cortesía: Fashion Week México
Fotografía: Daniel Arias / Derechos Reservados
Fotografía: Daniel Arias / Derechos Reservados

Por lo que vimos, fue un llamado a regresar al hogar, regresar a casa. De atesorar los momentos de la vida diaria, de tiempos en el antiguo reino del Anáhuac y nos remiten a la colección que integra los valores tradicionales y a realizar una representación actual de los valores de nuestra vida contemporánea. 

En definitiva, los diseñadores que se presentaron subieron la intensidad con cada pasarela. Algunos se han quedado en su zona de confort y han cambiado unas cuantas siluetas, materiales y colores, pero no han pasado de ahí. Me gustaría mucho ver en las próximas ediciones a nuevos diseñadores emergentes que no lucren con la cultura mexicana como estandarte de su colección, que propusieran una tendencia y no una réplica de lo que ya vimos en otras marcas a nivel mundial. Incluso, que se arriesguen a salir fuera de la caja en la que se han quedado plácidamente dormidos.

Para cerrar, quisiera citar un fragmento de la cobertura que tuvo el portal de moda Kä Volta para Fashion Week O/I 22:

“Sigue dando la sensación de no lograr tener la fuerza o impacto que debería tener en nuestra sociedad, o incluso entre los mismos diseñadores emergentes. He visto mucha propuesta más interesante para el mexicano promedio, en lugares más insospechados que hasta lo visto el día de hoy en la semana de la moda. Me pregunto si los diseñadores, piensan en un público más europeo, o esperan que el público mexicano use sus prendas, alejándose un poco del clasismo que sigue imperando en nuestro país. Esperemos, poco a poco, la industria de la moda y la sociedad mexicana, se unifique, para darle mayor apertura a un mercado bastante prometedor que viendo lo que se presentó el día de hoy no le pide, nada a Estados Unidos o Europa.”

Redacción Kä Volta
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts
Total
0
Share