La moda incómoda, ¿realmente es moda o solo es un accesorio más?

Mucho se ha hablado de las prendas como la bolsa de Balenciaga que literalmente queda como un guante. No es útil, lo sabemos, ¿así que deberíamos de repensar nuestra relación con ella?

Una falda-cinturón con efecto desgastado, tan corta que apenas cubre el trasero de una chica de la talla 38 y solo cuando está de pie: la prenda más querida de la era Glenn Martens en Diesel ya se ha convertido en un culto tras el efecto 2000 y el lánguido encanto de las minifaldas de Miu Miu.

Pero el modelo también se ha hecho lo suficientemente viral como para iniciar una polémica: en una reseña en TikTok, @ageorama señala lo poco práctico del diseño, sobre todo teniendo en cuenta lo inaccesible de su precio, 1,000 dólares, y si Paris Hilton dijo que “las faldas deberían ser del tamaño de un cinturón”, la web no pareció opinar lo mismo. Por la polémica que surgió, también asumida por Diet Prada, casi parecía que había habido un error de diseño por parte de Diesel, pero en realidad habría bastado con que la chica se probara la falda antes de comprarla, en lugar de meter rápidamente el artículo en su carrito de la compra virtual.

Es un tema que surge, una y otra vez, el de la supuesta inutilidad de cierto tipo de moda, considerada sobre todo extravagante, chillona, sobre todo desde que las fronteras de la Alta Costura y el prêt-à-porter se han vuelto cada vez más difusas y algunos diseñadores han adoptado un enfoque dadaísta al igual que los artistas contemporáneos. Pero al igual que el arte, la moda desafía nuestras percepciones creando una fantasía, una ilusión, a veces a costa de la realidad o la practicidad.

@shelbyyinghyde #stitch with @ageorama This is a Glenn Martens stan account though. #greenscreen #fashiontiktok #diesel #dieselskirt #glennmartens #luxuryfashion ♬ Sunday – HNNY

Es el caso de Jonathan Anderson, que tanto en Loewe como en JW aportó un enfoque surrealista que se cuenta a través de bolsos con forma de paloma, zapatos hechos con globos desinflados, sudaderas con trozos de monopatín incrustados que parecen salir directamente de un accidente de coche, sandalias cuyos tacones tienen jabones, velas, rosas y huevos. Pero también es el caso de Elsa Schiaparelli, tal vez la primera en transponer a la ropa una reinterpretación onírica de la vida cotidiana, entre accesorios de cuento de hadas, anillos con forma de dedo y sombreros con forma de zapato, pasando por los vestidos “de hielo” de Maison Margiela, el vestido con spray de Coperni, los “cascos de alta costura” de Demna Gvasalia. Operaciones a medio camino entre un comentario mordaz sobre la banalidad surrealista de nuestra sociedad y una burla de lo que realmente puede llamarse moda.

Pero no hay que ir tan lejos para darse cuenta de lo incómoda que es la moda: desde las minifaldas que se abrazan a la entrepierna de Miuccia Prada para SS23, que recuerdan a la bolsa de un jardinero, hasta los recortes de Nensi Dojaka y Ottolinger, hilos que se tensan y tiran, desafiando la dismorfia corporal con cada movimiento del común de los mortales.

Una realidad que el género femenino conoce desde hace mucho tiempo, al haber crecido con el mito titánico de la belleza como sacrificio y privación, entre depilaciones completas, inyecciones faciales, dietas, dolor y malestar. Tampoco es necesario remontarse a los corsés de hueso de la década de 1870 para experimentar la tortura: “Los tacones altos son placer con dolor”, decía Christian Louboutin, que probablemente habría dicho lo mismo de los X-Panders de Balenciaga o de los Hard Crocs. Sin embargo, hoy en día, con unas construcciones menos patriarcales y una propuesta de mercado que, entre el auge del streetwear y los años de la pandemia, ha abrazado la comodidad como criterio rector de todo atuendo, la incomodidad se ha convertido en una elección consciente.

Ahora, más que nunca, surge una clara diferencia entre la moda y la ropa: la moda puede ser ropa, la ropa no puede ser moda, y si se elige la primera, la incomodidad es a menudo el precio a pagar. Y entonces surge la pregunta: ¿por qué pagar este precio?

Es cierto, comprar la falda con cinturón de Diesel significa encontrarte con más de dos mil pesos menos en tu cuenta bancaria y una prenda que probablemente ni siquiera sea lo suficientemente larga como para cubrir todo lo que debería de pie, y mucho menos sentade. Sin embargo, esa prenda es mucho más que un trozo de tela que llamamos falda, es el símbolo de una época muy concreta para la marca italiana de Renzo Rosso, de un momento de florecimiento tras años de olvido, en el que el impulso creativo del diseñador de Y/Project encajaba perfectamente con el deseo pospandémico de libertinaje y el retorno del efecto 2000.

Una nueva inyección de creatividad en una marca que parecía acabada y que ahora se afirma como uno de los mayores éxitos de la temporada, documentando la contemporaneidad como lo había hecho el conjunto de Miu Miu el año pasado, convirtiéndose en portavoz de un deseo común de libertad y ligereza en una sociedad oprimida por las preocupaciones.

Al fin y al cabo, la moda, al igual que el arte, no tiene que ver con la utilidad, sino con una historia que habla a quienes tienen las armas para entenderla. Todo lo demás es ropa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Total
0
Share