El brotox y más: la revolución estética en el universo masculino ft. Edgar Cousiño

El cuidado personal ya no es territorio exclusivo del universo femenino. La generación Z y los millennials están redefiniendo la masculinidad, abrazando una versión más consciente de sí mismos, donde la belleza y el bienestar no entienden de géneros. 

La piel perfecta, la mirada penetrante y un rostro definido son aspiraciones que se han liberado de las etiquetas. El auge de la medicina estética masculina es un reflejo de esta transformación cultural, donde hombres de todas las edades buscan tratamientos que resalten sus rasgos y combatan los signos del envejecimiento. 

Conversamos con Edgar Cousiño, médico estético de renombre, para adentrarnos en este fascinante universo donde la ciencia y la belleza se fusionan para crear una nueva versión del hombre moderno. 

Según Cousiño, el estilo de vida juega un papel crucial en la salud y apariencia de la piel. “La mayoría de los hombres consume alcohol, y el alcohol te hace retener líquidos… y retener líquidos forma bolsas.” Las desveladas, la mala alimentación y el estrés son factores que se reflejan en el rostro, y aunque los procedimientos estéticos ofrecen soluciones efectivas, un buen cuidado diario es fundamental. 

Cousiño enfatiza la importancia del skincare, una rutina que va más allá de la limpieza básica. “Un skincare que te ayude a mantener la bolsa drenada, la bolsa tensa… hasta el bloqueador”, son elementos esenciales para una piel saludable y un rostro que irradie vitalidad. 

El botox, popularmente conocido como “brotox” en el ámbito masculino, ha dejado de ser un tabú. Cousiño lo describe como el primer acercamiento de los hombres a la medicina estética, y su aplicación ha evolucionado hacia la naturalidad. “Antes estaba mucho la costumbre de dejar una expresión… muy inmóvil… hoy en día, la intención ya no es… que sea así. Sino que sea una movilidad natural.” 

Fuente: Enhance Medical Center

Las redes sociales, como TikTok, han impulsado la visibilidad de los tratamientos estéticos, despertando el interés de las nuevas generaciones. Sin embargo, advierte sobre la búsqueda de resultados exagerados: “Las nuevas generaciones suelen buscar mucho lo exagerado… Opto un poco… por el antienvejecimiento, los resultados naturales.” 

Los rostros masculinos y femeninos presentan características distintivas, y la medicina estética reconoce estas diferencias. “Hay masculinización facial, hay feminización facial”, quien destaca la posibilidad de realzar los rasgos propios de cada género sin recurrir a cirugías. 

El criterio de Cousiño se basa en la armonía facial y en resaltar lo mejor de cada persona. “Me gusta resaltar los aspectos buenos”, asegura. Su enfoque ético y profesional se aleja de las tendencias efímeras, priorizando la seguridad y el bienestar del paciente. La medicina estética masculina continúa su evolución, enfocándose en la prevención y la regeneración. “Estimular la producción de colágeno, atrasar o revertir el daño solar, tenso de piel, hidratación…”, son algunos de los objetivos que se persiguen a través de los tratamientos actuales. 

La nueva masculinidad busca verse y sentirse bien, con un rostro que refleje una vida plena y un cuidado consciente. La medicina estética se convierte en un aliado para alcanzar este objetivo, ofreciendo soluciones personalizadas que respetan la esencia de cada individuo. 

El hombre moderno está rompiendo estereotipos y redefiniendo el concepto de belleza. La búsqueda del bienestar físico y la preocupación por la apariencia ya no son exclusivas del universo femenino. La medicina estética masculina se consolida como una herramienta poderosa para potenciar la confianza y resaltar la belleza natural del hombre. Sin embargo, es fundamental abordar este camino con responsabilidad, buscando profesionales calificados y priorizando la salud por encima de las modas pasajeras. 

El futuro de la belleza masculina es prometedor, con avances tecnológicos y una mayor conciencia sobre la importancia del cuidado personal. Un futuro donde la masculinidad se expresa con libertad y autenticidad, con un rostro que refleja una vida plena y un espíritu audaz. 

  • Fotografía: Antonio y Daniel
  • Grooming: Leonel Urdaneta
  • Stylist: Ruth Buendía
Prev
Quincallero x Guerrero

Quincallero x Guerrero

La palabra «quincallero» se refiere a un oficio que engloba a aquellos que

Next
Más allá del platillo: Bruna, una experiencia para los sentidos

Más allá del platillo: Bruna, una experiencia para los sentidos

Un lugar donde los sabores bailen en perfecta armonía con la estética, donde

Total
0
Share