Our Endless Fairytale x Carlos Speitzer y Mauro S. Navarro

Junio ​​se convirtió en el mes donde gran parte de las calles se visten con los colores característicos de la comunidad LGBT+, donde empresas y muchos sectores de la sociedad se mencionan “aliados a nuestro movimiento”, sin embargo, al terminar el mes de la celebración de nuestros derechos, muchos de estos se despintan, vuelven a la rutina donde dejamos de ser visibles para ellos y para gran parte del mundo.

La violencia doméstica o intragénero es una realidad invisible que sufren muchas personas homosexuales, que generalmente no se denuncia y no se contabiliza, siendo las tasas de violencia en hogares gay-lésbicos comparables o incluso superiores a los hogares heterosexuales. Según el último estudio realizado por Richard Carroll de la Universidad Northwestern de Chicago (publicado en septiembre de 2014), indicó que entre un 25 y un 75% de las parejas homosexuales son víctimas de violencia doméstica, comparable y superior a los estudios que fijan un 25% de mujeres víctimas de violencia de género por parte de sus parejas masculinas.

Mauro usa short: Pelcastre, T-shirt y Chaqueta: Galo Bertin, Sandalias: Birkenstock y Carlos usa pantalones: Dockers, Hoodie: Galo Bertin, Sandalias: Birkenstock

La violencia intragénero ocurre en relaciones entre personas del mismo sexo, estén casados ​​o no, y ejerce poder o control sobre la víctima. Se diferencia de la conocida violencia de género en que, aunque tiene una base completamente similar la intención de controlar, destruir o dominar a la víctima se basa en la dominación de las mujeres por los hombres. Por otro lado, en la violencia intragénero, existen muchas variables, por lo que no existe un detonante que se pueda atribuir a la existencia de este tipo de agresiones. En la violencia intragénero, el nivel económico, el estado de salud, la edad, el nacimiento, el lugar de residencia, el nivel social y cultural y, en muchos casos, la reputación del individuo en la sociedad como pareja gay puede ser variable. Nadie puede culpar a la causa, lo que dificulta su erradicación.

Mauro usa pantalones: Galo Bertin, Camisa: John Leopard, Chaqueta: Amnesia, Sandalias Birkenstock y Carlos usa pantalón y camisa: John Leopard, Lentes: Ray-Ban

Carlos usa shorts y playera: Original Penguin, Jersey: Amnesia y Mauro usa pantalones: Dockers, T-shirt: Galo Bertin, Camisa: Pelcastre, Sandalias: Birkenstock

El problema de este tipo de violencia es que hasta hace poco no era un problema social, no existía ninguna visibilidad en la sociedad y la ley. Con la aprobación de los matrimonios entre personas del mismo sexo, las parejas homoparentales comenzaron a obtener seguros, que, hasta ahora se han visto obligadas a estar al margen de la ley y en muchos casos se ocultan a la sociedad misma y no pueden aceptarlas.

No podemos negar que existe violencia entre parejas del mismo sexo, esta no tenga la misma exposición que las parejas heterosexuales. El mayor problema es que la sociedad o los medios de comunicación no responden directamente o le dan la importancia necesaria, este problema tiene el mismo alcance que la violencia de género, la violencia infantil contra los padres o la violencia contra las personas mayores. Supone que una persona está constantemente dominada y controlada por otra persona, y sometida físicamente por otra persona cuando es necesario. Si nos paramos a pensar, esta es una definición de género que no entiende de géneros, así sea de hombre sobre una mujer o entre dos mujeres. La violencia existe independientemente de su género.

Mauro usa pantalones negros: John Leopard, T-shirt: Galo Bertin, Camisa: Pelcastre y Carlos usa camisa: John Leopard y pantalones Galo Bertin

Esto es una situación completamente similar a la de las mujeres que sufren de sus maridos, eliminando constantemente la autoestima. Es por eso que no se brinda la misma cobertura legal y administrativa en situaciones similares. Existe otra amenaza en el contexto de la violencia intragénero. Es exponer a una persona con VIH, no solo asumiendo la amenaza y el control constante de la víctima, sino también revelando estos aspectos personales de una persona, además del aun desconocimiento por parte de la sociedad de esta enfermedad.

Como hemos visto, son diferentes los medios que utiliza el abusador para seguir desempeñando un papel preponderante, pero a diferencia del abuso de género, en este sentido, tiene una experiencia que no es conocida ni preparada por la sociedad y las instituciones. No hay preparación de instituciones nacionales o regionales para enfrentar la violencia intragénero.

Carlos usa hoodie de Dockers. Mauro usa Kimo: Pelcastre y pantalones de Dockers

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

Pretend That I Love You

Dirección: Alfredo Vázquez Fotografía: Héctor Paris Asistente: Jorge Islas Estilismo: Roberto Coss Grooming: Dannya Nuñez Hair: Alexis Baltazar…