Frederic Monceau, el fotógrafo predilecto de las celebridades

Tuvimos la gran oportunidad de entrevistar a Frederic Monceau, un artista parisino considerado uno de los mejores fotógrafos de su generación, habiendo trabajado con importantes revistas y publicaciones y con algunas de las celebrities más importantes de nuestra época como Winnie Harlow, Cameron Dallas, y un gran sinfín de artistas. 

Además, Monceau también ha expuesto sus trabajos en algunas ciudades como París, Berlín, Bangkok y otras. Pudimos hablar con él sobre la verdad del mundo de la moda y lo difícil pero maravilloso a la vez que puede llegar a ser esta profesión. ¡Sigue leyendo para conocer a este increíble artista y para saber todo lo que nos tiene que contar sobre esta industria tan fascinante!

AG: Todo el mundo sabe que dedicarse al arte es muy difícil al ser una industria tan competitiva. Nos podrías decir cómo ves tú este tema en el arte/fotografía/industria de la moda?

FM: Yo creo que todos los círculos son competitivos. Es verdad que la vida profesional de un artista es muy difícil porque hay mucha competencia y no es siempre el más talentoso el que tiene éxito. Creo que en mi campo de la moda y fotografía artística la rivalidad es un espejismo. Para mí, cada ser humano es único y cada uno da su visión en su proceso artístico, por lo que nadie puede hacer lo mismo que otra persona. Esta singularidad y originalidad cancela la rivalidad porque los artistas no son comparables unos con otros.

Principalmente, yo no estoy compitiendo con nadie, solo compito conmigo mismo. Solo me comparo con mi versión de ayer para intentar superarme cada día. Me alegra mucho ver a otros artistas o fotógrafos cuando sacan a la luz algún proyecto, firmando un contrato, haciendo una exhibición. Creo que el éxito de otras personas incrementa el sentimiento de esperanza antes que el de envidia porque eso te hace pensar “si él lo hizo, es posible” y también te hace entender que no debes ser el mejor todo el tiempo, solamente a ser el mejor cuando es tu momento.

AG: ¿Cómo lidias con el rechazo profesional?

FM: El mundo profesional no es muy diferente del mundo en el que vivimos cada día. He tenido decepciones y bastantes proyectos en los que trabajé con mi equipo nunca dieron fruto. Desde un punto de vista profesional, no debemos olvidar de que lo que hacemos no es vital. Yo no soy un cirujano que sabe que si falla pone en riesgo la vida de otra gente. Tienes que saber relativizar y controlar tus emociones. Debemos tomarnos tiempo para entender las razones de nuestro fracaso para ser capaces de mejorar. Yo soy de los que piensa que todo pasa por algo y que la vida está bien hecha, tengo fe en el futuro y sé que el destino se encarga de mí, aunque no siempre lo entienda. Para mí el fracaso es la cara oculta del éxito, que nos lleva hacia un camino más seguro y nos hace ser más humildes. A veces tienes que conocer la tierra para aprender a como apuntar hacia el cielo.

Cortesía
Cortesía

P: ¿Es esta industria tan maravillosa como parece desde fuera? ¿Cuál es la realidad, tú que la vives desde dentro?

R: El mundo de la moda, la música y el lujo a veces parece increíble, superficial o fácil. Comprendo que desde un punto de vista externo se pueda pensar que nada es complicado y que realmente nosotros no estamos trabajando. Pero yo creo que lo que nosotros hacemos en moda puede ser similar a lo que hace un bailarín de ballet. Cuando ves sus movimientos todo parece simple y fluido, pero en realidad, para llegar a conseguir esa fluidez y gracilidad, el bailarín ha tenido que trabajar duramente durante horas, semanas o incluso años para conseguirlo.

Cuando ves un fashion show que dura entre cinco y diez minutos, es lo mismo. Detrás de eso hay muchísimas horas de trabajo, estrés y muchas más cosas. Yo personalmente salgo a conocer gente, tomo un cafe con aquellos con los que pueda crear proyectos o me den oportunidades. También tengo momentos de estrés porque el futuro a veces es incierto. Trabajo mucha contracorriente para crear proyectos, juntar a un equipo completo, motivar y convencer a mis compañeros, etc. Este estilo de vida impacta directamente mi vida privada, siendo difícil para mucha gente entender mi forma de trabajar y lo que hago. Es un ambiente difícil pero también magnífico porque cada proyecto que tiene éxito te da una sensación muy intensa de satisfacción.

AG: ¿Qué te hace seguir haciendo lo que haces?

FM: Quiero seguir haciendo lo que hago porque me encanta. Es apasionante estar en un proceso creativo cada día y estar rodeado de gente con historias y orígenes muy diversos. Soy una persona ambiciosa, me gustan los retos, y creo que siempre podemos mejorar e ir más allá de nuestros límites. ¡Todavía hay muchísimas cosas por conseguir! Nuevos mercados que explorar, nuevas técnicas que podemos usar, conocer y fotografiar a gente nueva. La moda, la fotografía, el arte y el entretenimiento en general abren las puertas a un ambiente cargado con una energía especial. Solamente por esta locura artística y esta vida inverosímil es por lo que quiero seguir.

AG: ¿En la parte positiva, por qué recomendarías a alguien empezar una carrera en el mundo creativo?

FM: Creo que empezar una carrera creativa te hace muy especial. El ambiente en el que trabajamos tiene un impacto en nuestra propia personalidad y nuestra perspectiva de las cosas. Por ejemplo, un taxista tiene más desarrollada la orientación que alguien que no hace este trabajo, un director de cine ve el mundo a su alrededor desde otra perspectiva diferente a una persona normal

Una carrera artística lleva a una persona más allá de sus límites porque les require cuestionarse e invertir tiempo en ellos mismos constantemente. Un artista puede ser comparado con un atleta en el sentido de que no hay resultados sin una inversión personal inmensa y conocimiento de su entorno. La mayoría de gente que no tiene un trabajo creativo tiene horarios de oficina, un salario fijo y pueden dejar su trabajo en la oficina. Un artista nunca deja de ser un artista, es lo que hace 24/7. Es un estilo de vida complicado porque es inestable y lleno de altibajos, pero es una aventura extraordinaria llena de intensidades.

Cortesía
Cortesía
AG: ¿Qué conexiones ves entre la fotografía de moda y otras industrias? (Moda, cine, deporte, etc.)

FM: Todos estamos conectados unos a otros y la moda puede ser definida como el espejo de lo que la sociedad piensa y hace durante un periodo de tiempo. Durante una entrevista, Armani dijo que él era capaz de identificar que la mayoría de los outfits diseñados por él están determinados por el tipo de música que la gente escucha. Da el ejemplo de la música hip hop para decir que este adopta el hecho de que uno se hace más real e individualista. Esto sucede según Armani porque todas las reglas de la moda han sido rotas por el hip hop al unir la ropa deportiva con la alta costura. Además, dice que el streetwear (el estilo más popular en este momento el cual usa mayoritariamente ropa deportiva) ha formado una idea fundamental del estilo de vida moderno e informal. También apunta que la mayoría de artistas del hip hop se ven atraídos por los clásicos trajes italianos, sombreros y joyería, lo que es copiado automáticamente por sus fans.

Blackwell y Stephan en el libro “Brands that Rock” han usado a Madonna como el perfecto ejemplo para decir que la música lo influencia todo y la moda no es una excepción. Ellos explican que la música hipnotiza a todo el mundo y esto se relaciona a la moda de Madonna llamada KISS. Indican que el éxito de esta tendencia de moda fue conseguido gracias a las diferentes actuaciones y shows en clubs. Lo que seguía eran ventas sin precedentes de ropa inclinada hacia le estética KISS.

La fotografía de moda, siendo esta lo que el público general entiende por moda y acorde con lo mencionado anteriormente, se puede decir que la música también afecta la fotografía de moda. El cine es también otro espejo de nuestra sociedad y su arte visual. La dirección fotográfica de una película es esencial. Al fin y al cabo, el cine es solo una sucesión de fotos unidas para contar una historia. Hay cientos de películas en las que encontramos fotografía de moda si paramos la imagen. Solo por nombrar algunas: Animales Nocturnos (2016), The September Issue (2009) Blow Up o Deseo de una mañana de verano (1996), El Diablo Viste de Prada (2006) El vínculo entre fotografía de moda y otras industrias existe y es natural porque la fotografía de moda sigue, como muchas otras formas de arte, los códigos de la sociedad.

AG: Los artistas son testigos del presente. ¿Que piensas del año 2020?

FM: 2020 es un año especial porque nos está enseñando a los humanos que somos humanos y no super heroes. Lo que ha pasado este año con esta pandemia ha ralentizado el ritmo, causando daños irreparables y muchas pérdidas. Hay muchas cosas negativas en este año, como la crisis sanitaria, una crisis social y una crisis económica. Pero yo creo que en la vida siempre está la opción de centrarse en lo positivo. Estos eventos nos han hecho cuestionarnos a nosotros mismos sobre otros. ¿Cómo puede esta persona que vive en el mismo planeta que el mío pensar tan diferente? ¿Por qué mi vecino puede tener una lógica totalmente opuesta a la mía? ¿Lo que hago cada día representa realmente lo que quiero hacer en con mi vida o simplemente estaba atrapado en una rutina donde todo va muy rápido?

Los cambios son siempre negativos a corto plazo porque dan un cambio radical a tus hábitos, pero realmente pueden ser buenos a corto o largo plazo si sabemos cómo beneficiarnos de este cambio.

Creo que 2020 nos ha mostrado que es importante prestar atención a otros, respetarlos en sus identidades y elecciones sin juzgarles. Entender que todos somos parte de la misma gran familia y que como una gran familia quizás no estemos de acuerdo y seamos diferentes, pero debemos aprender a vivir juntos.

AG: ¿Qué es lo más importante para ti ahora mismo?

FM: Conceptualmente: amor. Para mí es la energía que mueve nuestro mundo moderno hacia adelante. Miles de años atrás podíamos sacrificarnos por la vida, hoy decimos “Podría morir por ti” Es una expresión, pero las palabras importan y muestran un estado de ánimo. El amor, sin importar la forma que tome, se ha convertido en un concepto que nos guía.

Concretamente: creo que es importante volver a los valores esenciales y ser capaz de olvidar los elementos que parasitan nuestra vida diaria. La clave para ser feliz es mezclar amor, bondad, ambición y humor. Ser consciente del tiempo y usarlo para no perderlo.

AG: ¿Cuál es el futuro de la fotografía y de la moda?

FM: La fotografía de moda evoluciona de acuerdo con la tecnología y las nuevas técnicas disponibles. Hay una dualidad entre modernidad y atemporalidad. La mayoría de fotógrafos intentan hacer cosas nuevas a la vez que toman inspiración de obras de arte del pasado.

“Todas las viejas resistencias de la fotografía de moda están siendo rotas. Cuesta mucho fotografiar y tendremos que gastar menos dinero. Nos tendremos que valer con lo que tengamos disponible. Además, las barreras de expresión no serán abandonadas. Por lo tanto, las sesiones de fotos no serán fáciles de hacer como sucedía en el pasado. ¿Aparte de eso, querremos seguir queriendo hacerlo? Estamos acostumbrándonos a una totalmente nueva forma de imaginería casi imaginaria.” – Sophie Fontanel

Los diseñadores quieren ver una interpretación de su trabajo, eso es lo que esperan de mí. “Básicamente, el catálogo es la mejor fotografía de moda, es lo que muestra el número de botones.” -Peter Lindbergh

Yo pienso que la fotografía de moda evolucionará conforme los diseñadores entiendan que se trata de crear una imagen, no mostrar un producto. El producto es accesible en los sitios web, catálogos, redes sociales, etc. La fotografía de moda intenta cada vez más crear una atmósfera y un universo, no solamente mostrar el producto. Las nuevas tecnologías permiten la creación de maniquíes que realmente no existen, al igual que la ropa puede ser creada desde cero con gráficos digitales. La fotografía de moda a veces pierde su puesto en el proceso que comprende desde la creación artística hasta la comercialización. Los ordenadores y los diseñadores gráficos a veces consiguen sacar de la ecuación a la fotografía de moda.

El futuro de la fotografía de moda también está unida a la originalidad del ser humano, porque más allá de ser una técnica, es arte y el arte por ahora no puede ser creado mediante inteligencia artificial. En mi opinión, la fotografía de moda será siendo más y más reconocida como un arte mayor y crecerá hasta ser la creación de una historia, la transmisión de un mensaje fuerte, una posición, exhibiciones fotográficas, etc. Y los diseñadores gráficos se encargarán de crear los lookbook virtuales y resaltando los productos de los diseñadores.

Cortesía
Cortesía
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts
Total
0
Share