La cultura del aguante: Sí a los límites, no a las acciones violentas

Las relaciones son muy importantes para el ser humano, nos enriquecemos de la compañía y apoyo de los demás.

El conocer personas nuevas en lo particular es una actividad que disfruto mucho, porque las personas somos, en cierto punto, todo un enigma, y claro, en la primera impresión siempre queremos enaltecer nuestros mayores atributos, en una primera cita de trabajo, o cuando conocemos a una persona que nos gusta y hasta con nuestros amigos.

En todo este proceso vamos haciendo relaciones, en ocasiones no nos damos cuenta de las realidades que viven todas y cada una de las personas con la que nos relacionamos. Es cierto que pensamos de maneras muy diferentes y que esto origina que existan confusiones con ciertas actitudes que algunos piensan que no son del todo malas o que el significado con las que lo dijeron o hicieron no es la misma que tú le das.

Fuente: Pexels

Cuando tú detengas estas acciones hacia tu persona, algunas personas creerán que es una exageración, o egoísmo, pero recordemos según Google y la RAE que es el Egoísmo es:

Inmoderado y excesivo amor a sí mismo, que hace atender desmedidamente al propio interés, sin cuidarse del de los demás. Por ende, poner límites es, pensar en ti en beneficio de tener sanas relaciones con el mundo, tener comunicación, procurarte por ti y también por las personas de tu entorno. 

También hemos escuchado como por ahí dicen “no aguantas nada”, es en ese momento cuando puedes darte cuenta de la verdadera esencia y personalidad de tu pareja, amigo, amiga, compañeros, jefe, e incluso familiares. Todas estas pequeñas o grandes acciones en continua acción conllevan a problemas dentro de la relación.

Y estos probablemente no son mal vistos por la persona que los ejecuta, pero tú como receptor de estos mensajes debes de darte cuenta de que no es agradable o no se sienten bien y activar una alarmita en ti. Porque el no poner límites y dejar pasar estas acciones es un reflejo de no tener una identidad, y no definir tu forma de ser porque estás cambiando para intentar aceptar este comportamiento negativo.

Fuente: Pexels

Algunos momentos en donde debes decir completamente no, son en situaciones donde algo simplemente no te parece bien o no te hace sentir bien, es saber respetar el punto de vista de la otra persona, pero conocer muy bien la tuya y validarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Total
0
Share