¿Qué pensaría Cristóbal de los nuevos movimientos virales de Balenciaga?

Similitudes y diferencias entre dos épocas de una marca revolucionaria que ha marcado una época de oro se pueden contrastar, ¿pero Cristóbal estaría orgulloso o se volvería a morir?

Cuando Cristóbal Balenciaga fundó su casa de moda homónima en 1919, el diseñador español tuvo un éxito inmediato. Fue aclamado como un visionario y revolucionó la industria de la moda, siendo pionero de la moda femenina a mediados del siglo XX. En 2015, el cofundador de Vetements, Demna Gvasalia, sucedió a Alexander Wang y se convirtió en el nuevo director creativo de Balenciaga.

Su estilo único marcó un cambio significativo en el enfoque de la marca y, a pesar de algunos escépticos, relanzó la casa de moda de una manera que nadie podría haber predicho. A primera vista, es difícil imaginar dos diseñadores más distantes entre sí. Desde la elegancia de Cristóbal, que en su día hizo echar espuma por la boca a Audrey Hepburn, hasta la inclinación por el streetwear de Demna, el diseñador que vistió a Kim Kardashian de pies a cabeza con una cinta amarilla.

Cortesía: XMAG

El primero era conocido por su personalidad introvertida, odiaba a la prensa y nunca hacía una reverencia al final de sus desfiles. Atraía a la alta sociedad y la perfección lo era todo. El segundo se comprometió con la prensa, se hizo amigo de los principales medios de comunicación social y abrazó las subculturas y el público alternativo. Los dos pueden parecer mundos aparte, pero únicamente hay que mirar un poco por debajo de la superficie para darse cuenta de que estos dos revolucionarios diseñadores son más parecidos de lo que parecen. Adelantándose a su tiempo y rompiendo los límites de la industria, parece que el actual director creativo de Balenciaga tomó el ejemplo del famoso “maestro de todos nosotros”.

La primera similitud, y quizás la más significativa, es la elección de modelos y musas. Los modelos de Balenciaga eran llamados “los monstruos”. Se dice que se les instruyó para no sonreír y no hacer contacto visual, eran simples y algo robóticos. La ropa era el centro de atención, era una obra de arte y las modelos eran simplemente recipientes para presentar la ropa al mundo. Se dice que la favorita de Balenciaga era una mujer llamada Colette. La periodista Rosamund Bernier escribió que “entró como un granadero, como si quisiera matar a todos. La forma en que se paró frente a los clientes. Uno tenía miedo”. Esta energía desnuda y regimentada estuvo presente en la última presentación de Balenciaga en la Semana de la Moda de París. La colección SS/23 se presentó en un pozo de barro real y fue inaugurada nada menos que por Kanye West, vestido con todo el equipo de seguridad. Los modelos atravesaron el lodo y el agua con fuerza y garra. Las botas de cuchilla, las cuñas y el cuero aparecieron con frecuencia, mientras que las prendas más suaves y elegantes fueron arrastradas por el barro en un dramático guiño a la obsesión de la moda por la vanidad.

Cortesía: XMAG

Aunque la selección de modelos y habitantes de la primera fila de Demna proviene de una comprensión más moderna de la importancia del poder y la influencia de las celebridades, algo con lo que la época de Cristóbal estaba menos asociada, ambos tienen una innegable comprensión de cómo cuestionar la industria de la moda y nuestra sociedad en su conjunto, y las personas que eligieron para representar la marca encarnan perfectamente este mensaje. Sin embargo, los dos diseñadores tienen una visión muy diferente de la industria de la moda. Cristóbal Balenciaga ha sido descrito como un modernista que odiaba el mundo moderno. Se esforzaba por alcanzar la perfección pura, era increíblemente exclusivo con las personas a las que vestía y su casa de moda se basaba en la premisa de que una mujer se cambiaba tres veces al día.

Fuente: Harper’s Bazaar México

Para Cristóbal, el mundo de la moda era un lugar de austeridad, extravagancia y glamour que no podía contaminarse con nada menos que la perfección. La visión de Demna para la nueva era de Balenciaga pretende destruir algunas de estas percepciones. Desde el derrumbe literal hasta la toma de Wall Street y los iPhones destruidos que aluden al consumo excesivo y al despilfarro. Su visión moderna de la casa de moda es un ejemplo de cómo la alta costura está empezando a alejarse lentamente de su atractivo de otro mundo. Independientemente de su punto de vista, ambos diseñadores hacen una declaración notable cuando se trata de alterar el sistema tradicional de la moda.

Streetwear y Cristóbal Balenciaga rara vez se pronuncian en la misma frase. A menudo reconocido por sus creaciones de alta costura, se olvida la conexión del diseñador con la calle. Balenciaga creó los primeros Macintosh de vinilo que recuerdan a los que llevaban los policías paramilitares franceses en París. Confeccionó ingeniosos vestidos de día que respondían a las necesidades de las mujeres durante la ocupación nazi en París. Desde trajes de motorista funcionales hasta vestidos con faldas desmontables para pasar sin esfuerzo del día a la noche. La conexión de Cristóbal con la calle, aunque a menudo se pasa por alto, desempeñó un papel enorme en su éxito. Del mismo modo, Gvasalia toma lo ordinario y lo convierte en extraordinario. Desde bolsas de plástico que recuerdan a las bolsas de la compra de Ikea hasta paquetes de patatas fritas Lays, su capacidad para llevar lo cotidiano al mundo de la alta costura siempre consigue generar un gran momento viral. En 2021, el diseñador georgiano revivió la rama de alta costura de Balenciaga, cerrada en 1968.

Cortesía: XMAG

El inesperado renacimiento resultó chocante para muchos: un sector de la moda reservado a la opulencia y a la élite parecía desentenderse de gente como Demna, que hizo un serio llamamiento a las chaquetas de goma y a las sudaderas con capucha. Sin embargo, el desfile rindió homenaje al fundador de la marca de la manera más perfecta. El desfile, que tuvo lugar en el histórico atelier de la marca, contó con guantes de ópera y siluetas de doble globo que Cristóbal hizo famosas hace más de cincuenta años. Demna aportó naturalmente su estilo único a la colección, incluyendo una chaqueta vaquera y unos vaqueros con la típica silueta de Balenciaga.

Esta moderna reinterpretación contrastó perfectamente con un vestido de seda floral inspirado en una pieza diseñada para Jackie Kennedy. Gvasalia dijo que ve el renacimiento de la moda en su forma más cara como un movimiento “anticonsumidor”. “Quizá alguien deje de comprar zapatillas y camisetas durante uno o dos años, y entonces podrá tener una increíble gabardina de alta costura. Me encantaría”, dijo. ¿Aprobaría Cristóbal la visión satírica de Demna sobre su legado? Es difícil saber qué pensaría el fundador de su marca más de cien años después de su debut. Los tiempos han cambiado y una nueva era de Balenciaga ha visto florecer la marca como en los años 50.

No cabe duda de que Cristóbal estaría orgulloso de los atrevidos movimientos realizados por el actual director creativo de la marca, que se inspira en su icónico legado y se adapta a un público nuevo y en evolución.

3 comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Total
0
Share